¿Cómo controlar el miedo y el pánico?

¿Qué generan el miedo y el pánico?

 

El miedo y el pánico constituyen un estado de extrema angustia ante una amenaza ya sea real o imaginaria. Ambos se convierten en un trastorno cuando el individuo se muestra incapaz de superar ese estado. El origen del miedo y del pánico radica en un desequilibrio, muchas veces ocasionado por algún suceso que no se ha podido asimilar.

Tanto el miedo como el pánico constituyen reacciones neurofísicas defensivas episódicas. Sin embargo, cuando se vuelven frecuentes pueden constituir síntomas de estados de ansiedad o de comportamientos neuróticos. Algunos de los síntomas más frecuentes del miedo suelen ser el sobresalto o acobardamiento, la reducción del campo perceptivo y, en ocasiones, la anulación de la voluntad y de las funciones motoras. El pánico, individual o colectivo, suele provocar reacciones incontroladas que mueven a la huida, o bien propiciar terrores a entidades inconcretas. Éste es el caso de los terrores nocturnos.

Los terrores nocturnos son crisis paroxísticas de pánico a la oscuridad como síntoma de una neurosis que se da con frecuencia entre los niños. Los ataques de terror nocturno sobrevienen en forma de pesadillas en la primera fase del sueño, donde el individuo se agita, grita o llora hasta que se tranquiliza y vuelve a dormirse, muchas veces sin que el individuo llegue a recordar lo sucedido.

También existe el miedo a la gente, a la oscuridad, a los animales, a la muerte, a volverse loco, etc. todos éstos miedos pueden ser tratados.

Los episodios de miedo o pánico sí se pueden controlar.

Tratamientos alternativos:

Alimentación

Incluye diariamente avena, levadura de cerveza, nueces, almendras y agua de coco, los cuales ayudan a que se lleve a cabo una correcta irrigación a nivel cerebral.

 

Meditación

Diariamente práctica meditación por lo menos 10 minutos, ya que ayuda a hacernos conscientes de la realidad y evitar cualquier miedo durante el día.

Fitoterapia

  • Hipérico, flores (Hypericum perforatum L.)

Propiedades. Acción antidepresiva, tranquilizante suave, antiséptica, astringente, cicatrizante y relajante de los espasmos.

Preparación y uso. Infusión: 15 a 30 g/l, tres o cuatro tazas al día. Extracto seco (5:1): 3,3-0,9 g/día, repartidos en tres tomas.

Acupuntura

Energéticamente, el miedo y el pánico se relacionan fundamentalmente con los desequilibrios que conciernen al sistema del Riñón, pero también se especifican otros desequilibrios, como la insuficiencia de sangre del Hígado y la del sistema de la Vesícula Biliar como posibles situaciones que pueden desencadenar el miedo.

Los puntos utilizados para tratar estos trastornos tienen la acción en los desequilibrios de los sistemas mencionados.

 

Homeopatía

 

Las tomas a la 200c son enfocadas a nivel mental. Se sugiere una toma diaria.

A la muerte: Aconitum 200c.

A volverse loco: Actea racemosa 200c.

De la gente: Pulsatilla 200c.

A la enfermedad: Phosphorus 200c.

A la oscuridad: Stramonium 200c.

A estar encerrado/a en las alturas: Argentum nitricum 200c.

A caerse: Borax 200c.

A los animales: Belladona 200c.

Al futuro: Calcarea carbónica 200c.