La matanza de animales como alimento

Desde hace muchos años, matar, desposeer y quitar la vida de los animales se volvió un gran negocio.

Muchas personas viven convencidas de que la matanza de los animales es algo normal e inevitable, ya que con el pasar de los años se volvió algo habitual y tradicional.

Incluso hemos ido creciendo con la idea de aceptar que los animales que viven en las granjas son criados para diversas intenciones, puesto que algunos van a los mataderos sin poder hacer nada al respecto y al final terminan siendo trozos de carne para el consumo humano.

El asesinato y explotación de animales es un negocio que hasta la fecha ha ido en aumento, siendo muy revulsivo, macabro y horrendo.

Las personas piensan que los animales existen para la matanza y alimento de los humanos.

Son varios los motivos por las cual una persona puede tener esa idea, sin embargo, es recomendable echarse a un lado y darse cuenta de la verdadera realidad que sucede al consumir productos procedentes de animales.

Es sabido que los ganaderos tienen un único objetivo, sacar el máximo provecho con reducidos gastos, incluso no existe nada ético ni moral en los actos que cometen hacia los animales.

Además, hoy en día la gran demanda de alimentos exigen una mayor cantidad de sus productos, animales más gordos, tratar de reducir el costo de sus alimentos, pero que a su vez resulte beneficioso.

Los animales para los ganaderos es simplemente un medio para obtener dinero.

Cabe señalar que el medio por donde son trasportados los animales suele ser una experiencia terrible, ya que para el transportista encargado de movilizarlos el tiempo es igual a dinero.

Ya no les importa que el calor los sofoque o las bajas temperaturas los maten.

Incluso algunos animales mueren de miedo u otros acaban por contraer enfermedades que poco a poco van acabando con su vida.

De cada 100 animales uno muere por neumonía.

Se dan casos en que los animales llegan con los pulmones destrozados y con otra serie de heridas, muchas veces por lo agreste del camino y otras por el poco espacio que disponen.

Según los ganaderos, las heridas y muertes causadas por el traslado no le afectan en lo absoluto, ya que mandar a todos los animales en un solo camión le sale a cuenta.

Cuando finaliza el viaje no termina el sufrimiento de los animales, ya que inicia la angustia y el estrés.

Luego son transferidos a lugares donde los engordan y son amedrentados cruelmente cambiándolos de su verdadero habitad. Luego son inyectados con productos químicos de dudosas procedencias.

animales sacrificados

Animales sacrificados para comer

Tal vez algunos no lo sepan, pero la vida que llevan los animales en una granja/fabrica es la peor vida que un ser vivo podría tener.

Por suerte, los perros y gatos tienen leyes que los protegen cuando existen casos de brutalidad, pero no existe ninguna compasión ante los animales que son destinados para ser usados como alimento. 

Incluso las barbaries llevadas en la ganaderías son aceptadas y lo peor de todo deseadas.

Desde hace muchos siglos se buscó la solución para matar a los animales rápidamente y de forma limpia. Actualmente se conocen cuatro métodos y son los siguientes:

  • Pistola de aire comprimido.
  • Dióxido de carbono.
  • Shock eléctrico.
  • Disparo con bala.

El primer método suele disparar balines o ciertas piezas metálicas en formas de seta que llegan a agujerear el cráneo de los animales.

Algunos de estos proyectiles son creados para asesinar al animal por la contusión provocada en las heridas de penetración.

Por lo general, el dióxido de carbono se emplea en los cerdos, terneras y vacas, el cual se utiliza un tubo conectado en un recipiente que lleva gas concentrado en un 55 y 75 %.

Este gas se caracteriza por hacer perder la conciencia de los animales, el tiempo en que demora en perder la conciencia dependerá del tamaño del animal.

Mientras que el shock eléctrico se basa en dos electrodos que son aplicados al animal y lo dejan inconsciente a los pocos segundos. Por lo general, los ganaderos usan el rifle o una simple pistola para asesinar a los animales de su granja.

Sin embargo, ninguno de estos métodos está diseñado para asesinar a un animal en el acto.

Tan solo dejan al pobre animal inconsciente mientras su corazón aun late, lo cual es aprovechado para retirar toda la sangre posible, queda claro que los animales aún siguen con vida.

Luego de que supuestamente el animal este muerto, son colgados por medio de sus patas trasera y se les corta el pecho y el cuello.

Pero también hay que tomar en cuenta que existe personas que si saben usar técnicas efectivas para matar un animal, siendo el sacrificio con pistola de aire comprimido el método, supuestamente, más efectiva.

Sin embargo, es todo lo contrario, ya que el ganadero realiza más de un disparo para asesinar al animal.

Pero tras varios estudios se concluyó que el uso de dióxido de carbono para asesinar a los animales es la más adecuada, pero cuenta con un problema, su gran complejidad la hace exclusiva en mataderos industriales.

Es muy caro para instarlo en cualquier lugar, incluso mantearlo bien resulta complicado en algunas ocasiones.

Por ello, es que grandes compañías buscan otras alternativas.

Otros de los factores por el cual el shock eléctrico no es muy adecuado, son por el exceso de pelo que puede llegar a retrasar la muerte del animal.

En otros mataderos se llega a utilizar un mazo, un medio más cruel para matar al animal, pues el encargado de asesinar al animal tiene que verse las caras con el temeroso y adolorido animal, pues ellos tendrán que levantar el mazo y golpear bien fuerte a unos centímetros más arriba de los ojos.

Es necesario efectuar varios mazazos para lograr asesinar al animal.

Pero si los golpes del mazo hacia el animal no son tan precisos, el sufrimiento del animal se prolonga mucho más, y solo después de unas horas morirá.