Una ventana hacia el veganismo crudo

¿Por qué elegir el veganismo crudo?

 

El amar y respetar a todos los animales es la esencia del veganismo, y ese amor y respeto nos incluye a nosotros mismos. No podemos decir que nos amamos si no llevamos una alimentación sana y equilibrada.

 

Mi primer consejo es que deben ir con tranquilidad, no les aconsejo un cambio brusco o empezar de golpe, no obsesionarse con ayunos o detox de solo jugos de entrada, tengamos en cuenta que los alimentos crudos (frutas y verduras) ya de por sí nos ayudan a desintoxicarnos, son alcalinos y depurativos. Nos ayudan a limpiar por dentro de a poco, ya habrá tiempo para detox de jugos o ayunos más adelante cuando sea el momento oportuno (o sea cuando ya estén sólidos y firmes en este estilo de vida saludable).

 

Tengan en cuenta que todo lo mal que nos alimentamos en nuestra vida no podemos pretenderlo cambiar en un mes ni siquiera en un año, es una cuestión de tiempo, de paciencia, de dedicación, de constancia, un trabajo lento de todos los días, un paso firme cada día, siempre con la motivación de saber que lo primero es sentirnos bien, cuidar nuestra salud y sobretodo sin causar daño a ningún animal no humano.

 

Quiero contarles mi testimonio, mi nombre es Luciano Bonfico, nadie creía que con 150 kilos, totalmente abandonado, sin energía ni ánimos de hacer nada en mi vida, con una alimentación tóxica, con la diabetes y la glucosa en 500 al borde la muerte, un día iba a hacer clic y poder revertir todo eso. Hoy, después de 2 años y medio, ya estoy en 80 kilos y con una vida saludable, lleno de energía y felicidad.

 

Lo que ven hoy y no les gusta en ustedes, es un reflejo del pasado, algo que tal vez no hicieron bien ya sea con respecto a la alimentación o en la parte emocional de sus vidas que los llevó a estar cómo están, no vivan el pasado, vivan su presente.

 

Su presente es comenzar a soltar todo eso, y es de a poco y a veces lleva tiempo, por eso tienen que ser pacientes, no desesperarse, ir de a poco pero con convicción y seguridad, tengan tranquilidad porque su presente es los cambios que ya empezaron a hacer, cambios que tienen que ser motivación para seguir adelante y no desanimarse.

 

Yo puse en práctica una forma de vida crudivegana, que además de respetar a todos los animales, me respete a mí mismo, me curé de enfermedades como obesidad, diabetes, depresión, entre otras y al ser feliz también es lindo compartir esa felicidad por eso la idea de hacer este grupo es compartir esta forma de vida con los demás, ayudarnos y apoyarnos entre todos. Muchas personas necesitan ánimo para arrancar y en este grupo han sentido fuerza, inspiración, apoyo y motivación para dar el primer paso hacia una vida saludable, lo que me hace feliz. Ya que la felicidad no es solo estar bien con nosotros mismos sino que saber que podemos ayudar a los demás.
Hay que salir de la prisión interior de la adicción a la comida chatarra cocinada, dejemos que fluya la vida con los alimentos vivos: frutas y verduras.

Al comer todo crudivegano y lleno de vida, es clave agregar germinados y brotes, pueden ser de lentejas, rabanito, alfalfa, fenogreco, brotes de girasol, o los que consigas.
Lo que hay que erradicar —> arrancar de raíz, eliminar completamente de nuestra alimentación:

Lo siguiente debe quedar claro, no comer carne no es solamente no comer vacas. No comer carne significa no comer vacas, no comer pollos, no comer pescados, no comer a ningún animal. Si nos alimentamos de muertos obtendremos muerte. Si nos alimentamos de vida obtendremos vida, así de simple. Desechar todo tipo de productos lácteos y todos los productos de origen animal y derivados de animales (leche, queso, etc.). Por supuesto que tienes alternativas, leches vegetales (por ejemplo leche de almendras, leche de nueces y muchas más), quesos vegetales (mi favorito el queso crudivegano de cajú), que además se ser ricos tienen la ventaja de ser saludables, no contienen colesterol y no se asesinan animales.
Eliminar también lo siguiente: transgénicos, edulcorantes artificiales, azúcar. Los alimentos no deben estar cocinados a temperaturas superiores a las que produce el sol, un parámetro pude ser no más de 42° C ya que a partir de esta temperatura se destruyen gran parte de los nutrientes y las enzimas de los alimentos.

 

Como alternativa, algunos alimentos se pueden deshidratar -recalco- a no más de 42° C, así lograrás darle más sabor y consistencia a tu comida, pero debe quedar claro que si bien admitimos los alimentos deshidratados no deben ser estos los que predominen en el crudiveganismo, cuanto más fresco, crudo y natural tu alimento, mejor.

 

Para endulzar se puede reemplazar azúcar por dátiles que son naturales, por ejemplo: se hace una compota se deja unas horas en agua y se obtiene un jugo de dátiles que es excelente para endulzar, también se puede poner esta compota de dátiles en la licuadora y se obtiene una miel de dátiles. Evitar la sal refinada, la alternativa es la sal rosada del Himalaya y la sal de mar.

 

No debes desanimarte si no puedes hacerlo al 100%, siempre es mejor que incorpores la mayor parte de tus alimentos crudos y naturales antes que no hacer nada y seguir igual o peor.

 

Es importante en este estilo de vida de alimentación sana hacer ejercicios físicos y no llevar una vida sedentaria. Debe quedar claro que para estar en armonía con el crudiveganismo hay que respetar a los animales. Testimonios de enfermedades curadas con el crudiveganismo que se me vienen en este momento a la mente son: diabetes, obesidad, cáncer, hipotiroidismo pero hay muchos más.
Los jugos verdes, batidos o licuados: incluir vegetales de hojas verdes mínimo 1 vez por día. Les doy algunos ejemplos: espinaca, berro, lechuga, acelga, diente de león, achicoria, radicheta, apio (tallos con todas las hojas), hojas de brócoli, hojas de repollo, hojas de remolacha, cilantro, endivias, hojas de nabo, rúcula, hojas de rabanito y todas los que puedas conseguir. Combinar los jugos de los vegetales de hojas verdes con los jugos de algunas frutas esto logrará que le de gusto dulce a sus jugos, batidos o licuados, que pueden ser por ejemplo: manzana o pera.
Al menos 1 vez por semana incluir algas marinas (algas nori, algas kombu, etc.) se pueden comer solas, en rolls con verduritas o untarles algún quesito vegetal. También espirulina.

 

Semillas un puñado por ej. cada 2 días, o lo que tu cuerpo necesite, pueden ser chía, quinoa, etc.
Activar los frutos secos también por ej. almendras, nueces, castañas de cajú, etc. Activar, a modo de resumen significa que los dejas la noche anterior en remojo en agua luego escurres el agua y están listos para comerlos, este procedimiento otorga múltiples beneficios.
Agregar al menos 1 vez por día una ensalada contundente para que te de saciedad y nutrientes.

 

Ejemplo de 1 día crudivegano, con desayuno, almuerzo, merienda y cena. 

Es una idea para ir empezando por algo y organizar una alimentación saludable, recuerden que es excelente si pueden incorporar en algún desayuno o merienda un jugo verde con manzana por ejemplo de wheatgrass (pasto de trigo).

 

En los desayunos para mí lo mejor es comenzar por líquidos por ejemplo agua con limón o leche de alpiste, otro día van alternando puede ser un zumo de apio, manzana, pepino, jengibre y limón.

 

Sugiero en los almuerzos una ensalada completa que les de saciedad y les deje bien nutridos por ejemplo 1 palta (aguacate), con vegetales de hojas verdes puede ser lechuga, espinaca, radicheta, rúcula, berro, etc. y un puñado de germinados el que más les guste puede ser de brócoli, de alfalfa, de fenogreco, de lentejas o el que tengan a disposición.

 

Para la merienda lo mejor es frutas y si es de a 1 solo tipo por vez mejor, por ej. bananas o duraznos o peras o piña, o la que más les guste, otros días van alternando pueden ser unas crackers de lino con un queso de caju o de otro fruto seco como ser nueces, almendras, etc. pero en esto no hay que abusar, solo consumir un puñadito no más de esa cantidad por día, ya que si bien son saludables y excelentes para la salud, en exceso recargamos el organismo de grasas y ya no es tan saludable.

 

Finalmente, en la cena yo siempre repito una ensalada de vegetales que me guste mucho, recordemos que lo mejor es ir a dormir lo más liviano posible. También la cena dependerá de las actividades del día siguiente. En otras ocasiones ceno un zumo natural de tomates tipo gazpacho crudivegano bien completo con pepinos, apio, jengibre, morrón rojo, zanahoria, calabaza, orégano y sal rosada, esto está lleno de nutrientes y al mismo tiempo se digiere muy bien. Otra opción es cenar liviano con frutas, recordando no mezclar frutas dulces y ácidas.

 

Con este estilo de vida bajé de forma natural y saludable 66 kilos en 2 años, revertí la diabetes y llevo todo este tiempo de estabilidad emocional, de felicidad, salud y sin saber lo que es la depresión, algo que antes en mi vida me mantenía muy triste y encerrado en mí mismo. Un día me decidí a cambiar al empezar a quererme y motivarme para estar bien. En diciembre de 2011 estuve internado 1 semana en terapia intensiva con la glucosa en más de 500 al borde de la muerte, pero tuve otra oportunidad y encontré una misión en la vida, gracias a esto hoy puedo ayudar a otras personas que lo necesitan, de corazón les comparto mi experiencia.

 

Sean felices y perdónense si fallan, pero siempre sean ustedes mismos, uno mismo tiene que ser fuerte, aunque pueda ser más fácil poner afuera de nosotros eso, lo que quiero que aprendamos juntos es que el punto no es recaer o volvernos a levantar, el punto es ser felices haciéndolo. Cuando entendemos eso nos viene la tranquilidad, y asoma la felicidad, como el nuevo sol que sale cada día o como la luna que ilumina nuestras noches más oscuras.

veganismo crudo

Fuente: Luciano Bonfico